Yoga Ciencia Milenaria

imagesmeditacionEn  el marco del Día Internacional del Yoga, compartiremos una serie de artículos sobre la Yoga.

Ciencia milenaria, pudiéramos decir nace con el ser humano, se ha practicado en todas las culturas: Inca, Maya, Azteca, India,  entre otras.

La palabra Yoga viene del sanscrito YUG que quiere decir unión, en el sentido más amplio de la palabra: unión del hombre con Dios, unión del hombre con el cosmos, que es la manifestación divina; unión del ser con el no ser o dicho de otra manera unión de la personalidad con la individualidad; unión con todos los seres de la creación, unión de Jivatma con Paramatma, o sea del alma individual con el alma Universal.

No es suficiente decir: me siento unido con la naturaleza, con Dios con los demás seres; es necesario sentir esa unión y en virtud de ese sentimiento nace el respeto hacia el hermano hombre, hacia la plantas, hacia los animales, hacia los elementos que constituyen la naturaleza. Entonces cesarán las cacerías, la pesca, la tala de los árboles; la fábricas buscaran la manera de canalizar los desperdicios a fin de no contaminar las aguas,   el aire, el ambiente en general.

Si lográramos despertar esa conciencia, nuestro planeta se convertiría de nuevo en un paraíso, no habrán guerras, no habrá violencias y la paz será el mejor regalo que el ser humano puede obtener.

Esto es muy fácil decirlo y seguramente todos los anhelamos, pero cómo hacer este cambio de conducta? Justamente la Yoga ofrece todo un sistema que ayuda a ser humano a despertar centros energéticos que le permitirán comprender las leyes que rigen el universo y someterse a ellas como una necesidad imperante en su vida.

Veamos por ejemplo la respiración la función más importante en la vida de todo ser viviente; se puede dejar de tomar alimentos sólidos 30 o más días sin perder el hilo de la vida; se puede dejar de tomar agua hasta quince días y aun continuar viviendo, más no podemos dejar de respirar 5 minutos, porque la vida desaparece. Los que caen al mar no mueren porque han tomado mucha agua, sino porque no han podido respirar.

Hemos perdido la capacidad de respirar correctamente y es necesario volver a respirar como lo hace el recién nacido, que es capaz de llenar toda la extensión pulmonar de aire, sin hacer un esfuerzo extraordinario. Simplemente respira bien   tomando el aliento divino que le ha sido insuflado desde el momento en que dejó el vientre de la madre.

En el próximo articulo hablaremos más ampliamente sobre la importancia de la respiración. Y los beneficios que ésta reporta.

 

Volver al Listado de Artículos

Volver a la Página de Inicio